Dime

Dime si en tu soledad piensas en mi alguna vez.
Tal vez quieras caminar conmigo de la mano otra vez.
Quizá una que otra noche sueñes conmigo y
es posible que una lágrima ruede.
Cuéntame si ves al cielo y al observar la luna te acuerdas de mí,
o si al cruzar la calle me confundes con alguna chica
linda, morena y menuda. Tal vez quieras sentir mi piel otra vez.
Tal vez aún se te antojen mis besos. Quizá extrañes mi voz.
Quizá veas nuestras fotos una y otra vez, y se acelere tu corazón.
Dime si alguna vez mi nombre se escapa de tus labios en los brazos de alguien más.
Quizá quieras volver a escuchar mis latidos. Tal vez añores mi cabello en tu piel.
¡Estúpido orgullo! ¿no? Creer que estoy presente entre tus cosas.
Pensar que te hago falta. Quizá la soledad no te pesa tanto como a mí.

Belita

reflexiones

Anuncios

No es coincidencia — salafrancablog

No es coincidencia que te quiera, He decidido hacerlo por mí misma. Solo tal vez si no te conociera El palpitar… sería quimera que se abisma. No surgen las cosas sin motivo, Has sido el constructor de mi derribo Mismo carrusel y billete de tiovivo, El masaje cardiaco efectivo. Podían muchas otras cosas haber pasado. […]

a través de No es coincidencia — salafrancablog

De pasadita

De paso, de pasadita estuve en tu vida.
Como una estrella fugaz fui tu deseo.
Fui un escalón en tu ascenso para que
te acercaras un poco más a la cima de tus sueños.
Fui la mano que te sostuvo, fui la sonrisa que te animó,
fui las palabras que querías escuchar.
Estuve ahí en tus horas amargas,
y en el más dulce momento.
No parabas de hablar
y yo no me cansaba de escucharte.
Compartí tus fantasías y las dibujé contigo.
Soñamos tantas veces.
Casi lo tocamos.
De paso, de pasadita estuve en tu vida.
Fui como un relámpago que iluminó tu noche.
Tu risa fue mi canción favorita
y tus lágrimas la herida más grande.
Pero pasé. Y fue tan bonito estar en tu vida
y ser ese alguien que te empujó un poquito más a tu felicidad.

Belita

Coup de foudre extranuageux près du Lac d'Aiguebelette (Savoie)

Tonto corazón

Tonto corazón te diste entero,
en cada latido decías ¡te quiero!
Sueñas en silencio que vives en su pecho,
pero ya estás muerto con su despedida.

Tonto corazón sigues latiendo,
no sabes que sin sangre ya no existes,
sangre que era tinta en su tintero,
con la que escribiste mil veces yo te quiero.

Tonto corazón te quedaste solo, triste, silencioso.
No entiendes razones ni motivos,
te perdiste en el espacio que él dejó vacío.

Tonto corazón enloqueciste,
no comprendes palabras ni sonidos,
solo oyes su voz en la distancia,
pero solo es el eco de su olvido.

Tonto corazón ¿por qué no mueres?
¿Por qué sigues latiendo adentro mío?
Mata este dolor insoportable
¡deja de latir ya!
¡Por tu bien y por el mío!

Belita

corazon-roto-suelo.jpg

¿Qué será de ti?

¿Qué será de ti mientras te pienso?

Mientras duermo, mientras sueño,

¿Qué será de ti?

¿Que será de ti tras tu silencio,

tras las largas horas de tu ausencia?

Mientras camino, mientras sonrío

¿Qué será de ti?

¿Qué será de tus palabras cuando no escribes?

¿Qué será de tu sonrisa, de tu mirada y de tus manos?

¿Quién te tiene? ¿Quién te siente? ¿Quién te lee? ¿Quién te ama?

¿Hasta cuándo será esta separación?

De tu voz, de tus manos, de tus besos, de kilómetros…

Belita

312646_177067092368032_151311154943626_365115_1698494056_n_large

Siempre tendremos París

Tengo que escribir de él, porque solo él sabe leerme. Lo amo. Cuánto lo amo. El es el aire que respiro cada día, el universo que en mis ojos brilla. Él es la tabla en el océano inmenso. Me aferro a su alma y sobrevivo. Solo él me lleva ida y vuelta al infinito sin que mis pies dejen la tierra. Enciende fuego en mis entrañas y puedo volar hasta las nubes. Lo amo. Cuánto lo amo. Solo él escribe en mis páginas vacías, versos de amor que nadie más diría, solo él escucha lo que cada trozo de mi corazón grita, él ve arte donde yo veo ruinas.  Lo amo. Cuánto lo amo.  Él es el viento que se llevó mi tristeza, mis alas hasta tocar tierra seca.  Es el sol que entibia mi amanecer. Es el lugar a donde puedo correr, cuando la vida me asfixia. Y aunque la vida nos separe y lleve hasta el fin del mundo, siempre tendremos París, para estar juntos.

Belita

25b564593846927991aa872ddc77a5bf

“Mi Dama Rota” ®

Carlos Luis Molina Lara

En una de esas noches

sin destino

en uno de esos lugares

sin sentido.

En una de esas mesas

llena de botellas

con olvido

ahí, estaba ella.

Yo, otro de tantos

que dice, no ser, como ninguno

sentado, en una silla, solitario

tan solo, sintiendo, sin pensar, en nada.

Aquí y halla

la multitud de comunes

pisoteando, estrellas caídas

y riendo, de las flores, marchitas.

Fue un predestinado azar

el que hizo

que yo la viera

y que ella, me atrajera.

No recuerdo

ni es preciso recordar

como llegue, hasta su mesa

ni que vileza, quite de su lado.

No detallare

quien, golpeo a quien

más si les contare

que mis heridas, ella atendió.

Yo como de costumbre

llevaba la ira, en el bolsillo

el ansia, por la revancha

y el arrojo desmedido, que me segaba.

Yo era un incendio contenido

una promesa a punto de romperse

pero, es ella…

Ver la entrada original 1.256 palabras más

Quisiera

Se ha dormido y quisiera estar ahí junto a él,

mirándolo en silencio

contemplando largamente su boca

deslizando suavemente mis dedos en su pelo,

apenitas para que no despierte.

Quisiera estar ahí, entre sus sábanas,

sintiendo la tibieza de su cuerpo,

escuchando su respiración.

Contemplando las estrellas desde su ventana,

celosa de la luna porque lo acaricia con su luz,

y cuando comience a clarear desvanecerme como niebla

dejándole una extraña sensación entre los labios.

Belita

218147_1679367956448_1605026338_31395900_1054845_n