Quédate todavía…

En octubre se fue. Se escapó de mis manos como agua, intenté retenerla. Fue inútil. Que iluso pretender retener el viento. Como un ave, extendió sus alas y voló al sur en el invierno.  Desapareció como el sol en el atardecer: lento y en silencio. No me veré más en sus ojos, no tendré más sus manos entre las mías. ¿Y su sonrisa? Quiero que se quede conmigo todavía. Quiero rozar su piel, enredar mis dedos en su pelo, escuchar aun cada noche su latir, su respirar. Necesito abrazar su alma una vez más. Solo un instante más sentir su calidez, aspirar su olor, besar su boca húmeda. Quiero otro verano con ella. Pero se marchó, me dejó aquí con la tristeza y ya no sé que hacer con ella. Me la guardo en el bolsillo de atrás del pantalón para hacer de cuenta que no me hace falta, ¡aunque me haga falta la vida entera!

Belita

4168a24850383a409830a67d6ca073c5

Anuncios

7 pensamientos en “Quédate todavía…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s