Tweet CLXIV

¡Qué corta fue su vida entre sus labios!
¡Qué efímero su aroma en aquel campo!
Los días felices, se tornaron grises,
el amor a veces solo dura un segundo,
pero es tan fuerte y profundo
que se convierte en eterno,
y vive entre las páginas de un libro
esperando, esperando ser abierto.

6cb597cda1daf01d576c721ab4b8a993.jpg