Destacado

Noviembre

Noviembre pálido y frío,
derramando algunas lágrimas
me he puesto el abrigo.
Me marcho. Maleta en puerta,
me cansé de tu olvido.
Sigue tu camino y pido jamás
se vuelva a cruzar con el mío.

Noviembre callado, fugaz.
¿El amor? Sigue vivo, encendido.
Nada lo puede acabar.
Quise ser en tu guerra
un poco de paz.
pero no pude más.

Noviembre azulado y dolido.
Me voy con el viento,
que me lleve muy lejos,
para poder olvidar,
tus ojos azules,
tan parecidos al mar,
que ya no me miran
como antes lo hacían.
¿Qué digo?
Ya no me miran más.

Noviembre querido
pálido y frío
como el amor
que quedó
entre tu corazón
y el mío.

Bela

09274c11ab5a9bf3a5484e689aaaed64

Anuncios
Destacado

Tweet CXCVIII

 

Amor, te amo, ¿puedes oírme?
Yo sé que puedes,
sé que mi voz llena las paredes de tu habitación,
sé que recorre tu cama y se abre camino hasta tu corazón.
Anida en tu alma y repite esta canción,
te amo, te amo, mi amor.

Bela

 

La imagen puede contener: una o varias personas

Destacado

Ven

Ven a mis brazos, aquí es tu hogar.
cuando cansado de la vida
de la gente, de la calle
quieras descansar.
Ven a mis labios aquí está la fuente
  que sacia tu sed,
  recobra tu aliento
  refresca tu ser.
   Ven a mi cuerpo, aquí es tu puerto
  cuando quieras anclar
  y no surcar más
  el océano desierto.
   Ven amor mío
  mi piel es tu abrigo
  tu camino y destino
  el final de tu día
  el principio del mío.

 Bela

22b516377dd406b4d36b88c50391d1e7

 

Destacado

El poeta y yo

Él escribiendo, y yo leyendo.
Es la historia de amor entre un poeta y yo.

El escribe los versos más sentidos,
apasionados, emotivos,
arrancándose la piel
en cada letra plasmada
en el papel.

Yo leo ilusionada,
completamente enamorada
y sus versos muy despacio
van abriéndome el alma.

El no deja de escribir acompañado de la lluvia,
yo no ceso de leer, acompañada de la luna.
Sonrío con su libro entre las manos,
soñando que soy yo por quién escribe.

Pero yo no soy la musa que lo inspira,
no es por mi que sus letras nacen
no soy yo quién su pasión desborda.

El escribiendo y yo leyendo,
la historia de amor entre un poeta y yo.

Belita

chica-meditando-sobre-el-libro-que-esta-leyendo-500x331

Destacado

Final

¿Recuerdan la historia
del escritor y la flor?
Pues un día él se marchó,
se llevó sus libros, su pluma
y corazón.
Empacó sus sueños, nada dejó.
Excepto a la triste flor en el jarrón.
Ella lo vio partir
sin nada poder decir,
por dentro rogaba
que él la mirara
pero la olvidó…
El agua se ha consumido,
sus pétalos han caído
salvo alguno ha quedado.
Se seca. Se marchita.
Agoniza de amor.
Solo se pregunta
¿Volverá el escritor?
¿Se acordará de su amor?
¡Por favor!
¿Quién piensa en una flor podrida?
¿Quién puede creer que si la toca
volverá a la vida?

final.jpg

Fantasma vagabundo

El tímido otoño me inspira
con su viento fresco
me anima a escribirte,
ya casi no te pienso ni deseo.
¿Será que estoy curándome
del veneno que es tu amor?
O tal vez morí en el intento
y no me he dado cuenta
que soy un fantasma vagabundo
flotando entre recuerdos y olvidos
de tu indiferente amor.

Bela

f2e479ac5a01ce94ea55a9a30f880548.jpg

En otoño no…

Y en otoño también te quiebras.
Te desmoronas. Te rompes.
Tu corazón se estruja
y tu pecho revienta.
Las lágrimas te ahogan.
Te deshaces. Mueres.
En otoño también te destruyes,
pero con más dolor y desolación,
con más crueldad
porque se acerca el invierno.
Si encuentras a alguien al atardecer,
deja que siga su camino.
Apresura el paso, déjalo atrás.
Porque te romperá como a un cristal.
No te enamores en otoño.

Bela

5683ad97bd2d4520e3ed6f8116ee3ac1.jpg